La figura del entrenador de baloncesto es muy importante para que un equipo consiga buenos resultados. Sus consejos, su ánimo y confianza en los jugadores puede ser la diferencia entre ganar o perder un partido.

A continuación, os mostramos cuatro cualidades que debe reunir una persona para poder ser un buen entrenador de baloncesto.

  1. Apoyo psicológico: Un entrenador de baloncesto debe guiar y apoyar a todos los jugadores del equipo para que lo den todo durante los partidos. Esta tarea no es fácil, sobre todo cuando se está compitiendo. Por eso, ciertas cualidades como saber cuándo apretar a los jugadores y cuándo se debe ser menos duro y animarles, quién se sentará en el banquillo y quién está preparado para levantar el partido son básicas para que el equipo de lo mejor de sí mismo. Frases de ánimo como: “sois los mejores y vais a demostrarlo”, o “estamos preparados para esto y para más”, ayudarán a los jugadores a hacer un gran partido.
  2. Exigencia: El entrenador es quien debe exigir a los jugadores su mejor juego. Es la figura principal del equipo y conoce perfectamente a todos los componentes del mismo, por lo que tiene que conseguir sacar el mejor partido de todos. Un entrenador de baloncesto poco exigente es sinónimo de un mal equipo, ya que los jugadores no estarán motivados ni jugarán al máximo para tener los mejores resultados.
  3. Empatía: Un entrenador debe saber cómo acercarse a todos los jugadores del equipo y para ello tiene que tener empatía con los mismos. Un entrenador distante o poco cercano no conseguirá liderar un buen equipo.
  4. Valores: Transmitir valores como el compañerismo o el respeto es el punto más importante a la hora de liderar un equipo. Más importante aún que la preparación física o los conocimientos técnicos, un buen entrenador de baloncesto debe saber aportar a todos los jugadores los valores básicos para ayudarles a ser mejor personas a través del deporte.

Para más información, síguenos en facebooktwitter o visita nuestra web.